¿Qué es un audiófilo?

Percepciones de audiofilia y ¿hacia dónde vamos desde aquí?

En estos días, el término ‘audiófilo’ es una palabra cargada. En sus términos más básicos, tal como lo define el Diccionario de Cambridge, un audiófilo es “una persona que está muy interesada y entusiasmada con los equipos para reproducir sonido grabado y su calidad”.

Esta definición de diccionario captura el concepto crítico. Un audiófilo difiere de uno que simplemente aprecia la música. Los audiófilos se definen por el equipo más que por la música en sí.

La búsqueda de la mejor reproducción de sonido es el dominio del audiófilo. Los oyentes de música que se divierten escuchando un pequeño altavoz Bluetooth no necesitan solicitar su tarjeta de audiófilo.

Un audiófilo es una persona que está entusiasmada con la reproducción de sonido de alta fidelidad. Un audiófilo busca reproducir el sonido de una actuación musical en vivo, normalmente en una sala con buena acústica. Se acepta ampliamente que alcanzar este objetivo es muy difícil y que incluso los sistemas de grabación y reproducción mejor considerados rara vez lo logran”. –Wikipedia
Foto proporcionada por Eyal S. Goldwerger del grupo Headphone Audio.
Foto proporcionada por Eyal S. Goldwerger del grupo Headphone Audio.

¿Qué define a un audiófilo?

“Para mí, un audiófilo es alguien que aprecia los matices de la música, de la masterización en sí misma, y ​​hace todo lo posible para encontrar la representación ideal de la música”. – Kazi Mahbub Mutakabbir – Escritor de auriculares

Un audiófilo:

  • aprecia la musica
  • Está interesado en equipos de reproducción de música y formatos de audio.
  • Se esfuerza por mejorar la calidad de la reproducción de música en la búsqueda de la ‘perfección’
  • Guía definitiva para elegir las estaciones de trabajo de audio digital (DAW) adecuadas

    Los audiófilos se forman sobre una base de apreciación musical. Si la música no es importante para ti, es poco probable que te esfuerces por escucharla en la mejor forma posible. Esta noble búsqueda requiere esfuerzo, compromiso e inversión.

    Los audiófilos hacen más que solo escuchar. Convertirse en un audiófilo requiere entrenar los oídos y la mente para reconocer las sutilezas y los matices de la música. Leer e investigar. Analizar y escuchar equipos de reproducción de música.

    Le costará más que tiempo, ya que el precio de los equipos de alta gama puede reducir los presupuestos más generosos.

    “En mi opinión, un audiófilo es alguien que está obsesionado con las formas en que la tecnología puede mejorar las complejidades, los detalles y la claridad del sonido de alta calidad. Me considero audiófilo porque valoro y uso la tecnología que me permite profundizar en el sonido y el audio.” – Riley Fonger – Escritor de auriculares
    Foto proporcionada por Hok Peng del grupo Headphone Audio.
    Foto proporcionada por Hok Peng del grupo Headphone Audio.

    Obsesión con la reproducción de audio

    He visto a antiaudiófilos extremos trazar paralelismos entre audiófilos y pedófilos, lo que afirman es una obsesión extrema negativa similar, aunque con la electrónica en lugar de las personas.

    ¿Es el fetiche de equipo una cosa real?

    “Prefiero considerarme un “amante y entusiasta de la música dedicado y aficionado al audio”. También tengo un profundo aprecio por toda la tecnología, con interés desde que era niño. Dicho esto, la experiencia de audio es lo que me conmueve y en lo que más me concentro.

    Siento que el término «audiófilo», a pesar de que literalmente significa «amante o entusiasta del audio», a menudo se asocia con críticas, elitismo y actitudes condescendientes. Desafortunadamente, muchos otros «-filos» se han asociado fuertemente con la negatividad, algo insalubre o patológico. – Eric Hieger – Escritor de auriculares

    Imagen proporcionada por Donald Joe Lip del grupo Headphone Audio.
    Imagen proporcionada por Donald Joe Lip del grupo Headphone Audio.

    De hecho, en el grupo de Facebook Headphone Audio que administro, muchos miembros van mucho más allá de simplemente comprar equipos de audio para escuchar música. Muchos tienen colecciones enormemente caras de auriculares, DAC, amplificadores, DAP, cables y similares.

    De hecho, la mayoría de las publicaciones grupales están destinadas a mostrar y apreciar el equipo de reproducción de música, a menudo, cuanto más caro o raro, mejor, en lugar de hablar sobre la música que escuchan. A veces, esta exhibición abierta de riqueza genera negatividad o celos, pero más a menudo, los miembros simplemente están emocionados de ver algo que ellos mismos nunca han experimentado.

    “Yo definiría a un audiófilo como alguien que compra equipos de audio que se adaptan a la música, y no al revés”. – Baskingshark – Escritor de auriculares

    Para un audiófilo, ¿es este equipo de audio un medio para un fin o un fin en sí mismo? ¿Los audiófilos ponen primero el equipo o la música?

    Si el oyente solo aprecia el equipo como la mejor manera de escuchar la música que ama, ¿puede ser considerado un audiófilo?

    “En el esquema más amplio y entre la población general de tipos que no son de audio, sospecho que otras personas podrían llamarme así, pero solo pienso de esa manera en el sentido de la traducción al latín: me encanta escuchar o escuchar.

    Me encanta la música ante todo, y el equipo es solo un medio para un fin”. – Dan Wilson – Editor de auriculares

    Foto proporcionada por Robert Reynolds del grupo Headphone Audio.
    Foto proporcionada por Robert Reynolds del grupo Headphone Audio.

    Aceite de serpiente y religión

    “Aunque muchas técnicas para audiófilos se basan en criterios objetivos que se pueden verificar mediante técnicas como la prueba ABX, la calidad del sonido percibida es necesariamente subjetiva, lo que lleva a que algunas técnicas para audiófilos más controvertidas se basen en principios pseudocientíficos, mágicos o paranormales”. –Wikipedia

    El artículo de Wikipedia insinúa el lado negativo del audiófilo moderno. Es por eso que, para algunos, audiófilo se ha vuelto análogo a una palabra de cuatro letras.

    Ya sea que te consideres un ‘amante de la música’, un ‘entusiasta del audio’ o un ‘audiófilo’, es probable que te hayas topado con la, err… basura que invade de manera generalizada muchas discusiones en línea de audio de alta gama.

    “Cuando se trata de música, tengo dos vidas: una como audiófilo y otra como músico… No veo que las dos estén muy relacionadas en absoluto… Creo que la audiofilia tiene más que ver con el lado de la ingeniería, mientras que la música tiene más que ver con el lado artístico”. – Evan Caplinger – Escritor de auriculares
    Imagen proporcionada por Markus Yamamoto del grupo Headphone Audio.
    Imagen proporcionada por Markus Yamamoto del grupo Headphone Audio.

    Desafortunadamente, todos los audiófilos a menudo se equiparan con los más extremos de su orden. Los «creyentes» audiófilos intensos son un grupo de personas apasionadas que juran que pueden escuchar diferencias mínimas en la reproducción de sonido entre temas tan polémicos como materiales de cable, chips DAC, formatos de audio de alta resolución, etc.

    Estos creyentes a menudo tienen años de experiencia en la comunidad pero no pueden ofrecer evidencia empírica para confirmar sus creencias subjetivas y no medibles.

    Cuando se le desafía, este grupo rápidamente pregunta qué equipo de reproducción tiene el otro lado. Si no es el equipo de primera línea, implican (o afirman) que el equipo no es lo suficientemente bueno para escuchar una mejora o que el oyente no tiene las habilidades o la capacidad necesarias.

    El creyente audiófilo tiende a poner los ojos en blanco ante las pruebas o análisis a ciegas, confiando únicamente en sus experiencias y no queriendo que lo convenzan de lo contrario.

    El grupo de «escépticos» audiófilos forma el otro lado de los acalorados argumentos en línea. Al denunciar la mayoría de los ajustes de audio como aceite de serpiente, ven al creyente como un fanático religioso o simplemente como una víctima del sesgo de confirmación.

    El escéptico a menudo implicará que el comprador ha desperdiciado su dinero y que las diferencias que escucha son únicamente el resultado de la justificación y las expectativas de compra.

    Mientras que el escéptico afirma ser objetivo, muchas discusiones están lejos de ser imparciales, neutrales o desapasionadas.

    Foto proporcionada por Dickens Lum del grupo Headphone Audio.
    Foto proporcionada por Dickens Lum del grupo Headphone Audio.

    El audiófilo equilibrado

    Debido a la controversia anterior, es más probable que me identifique públicamente como un entusiasta de la música que como un audiófilo. Probablemente no estoy engañando a nadie más que a mí mismo. Por mi propio perfil en Headphonesty, encajo muy bien en la definición de un audiófilo.

    “¿Audiófilo o Audio-Phool? No pretendo tener oídos dorados con propiedades mágicas o alguna habilidad para crear música. Pero tengo un profundo aprecio por la música, fundado a una edad temprana y curado a lo largo de los años.

    También soy un apasionado de los engranajes y me encantan las luces, los botones, los medidores, los interruptores y, en especial, las cosas hechas con materiales tradicionales de madera, cuero, metal y vidrio”.

    Propongo que consideremos una nueva generación de audiófilos modernos, a saber, los ‘audiófilos equilibrados’. En lugar de la obviedad generalizada de que «los audiófilos escuchan su equipo en lugar de la música», el audiófilo equilibrado puede apreciar ambos sin perjudicar a ninguno.

    “Para mí, un audiófilo es alguien que aprecia la música más a fondo, con un equipo que le permite hacerlo. Definitivamente me considero un audiófilo porque me siento decepcionado cuando el equipo no reproduce pistas o grabaciones como se supone que debe hacerlo”. – Teo Yong Shun – Escritor de auriculares

    Me encanta tanto la música como el equipo. ¡Y no hay nada de malo en eso!

    La música y el equipo pueden ser pasiones iguales en lugar de meros pasatiempos. Pero recuerde, en esas fervientes discusiones en línea, nosotros, los audiófilos equilibrados, debemos mantener el respeto por aquellos que comparten nuestra pasión pero simplemente no la escuchan o la ven, de la misma manera que nosotros.

    El respeto mutuo y la humildad son la forma en que recuperamos el apodo de audiófilo de los fanáticos de todos lados y hacemos que el pasatiempo sea más acogedor y divertido para todos.

    Deja un comentario